Ferias con stands compartidos

oportunidad

Por qué participar en las ferias sectoriales:
ventajas para las empresas

Las ferias sectoriales son una oportunidad única para las empresas que participan. Ferias y mercados representan desde siempre un punto de encuentro entre empresas y clientes, lugares a los que se puede acudir también para mirar los productos y recolectar ideas e inspiraciones, deambulando entre pabellones y stands. No hay mejor momento para que  las empresas se den a conocer, reúnan nuevos clientes y entablen amistades y posibles colaboraciones.

Todo lo que podría costar meses de trabajo de marketing y un uso considerable de recursos, está disponible en un espacio expositivo de unos pocos metros, dentro de una feria que se puede recorrer andando y en un período de tiempo que rara vez excede los tres días. Sin duda unas ventajas muy valiosas para quienes gestionan una empresa.

La primera y posiblemente la más importante de las ventajas es la oportunidad de ampliar su clientela, encontrando a gente nueva. Tener un stand equipado y bien colocado en una feria sectorial, significa tener la oportunidad de ser vistos y visitados por cientos de personas en pocos días, de hacer networking y darse a conocer, mejorando al mismo tiempo la imagen corporativa. Sin embargo, todo tiene que estar respaldado por una correcta y apropiada comunicación.

Durante la preparación de una feria, es esencial planificar los descuentos, preparar unos artículos publicitarios para regalar y material promocional para distribuir a los visitantes, para que ellos se recuerden de la empresa y puedan volver a contactarnos si necesitan información sobre productos, asesoramiento o presupuestos. Entre todo el material promocional, el más adecuado para una feria es sin duda el folleto: ideal para dejar a los transeúntes, puede contener texto e imágenes para dar a conocer su empresa a posibles nuevos clientes.

Estos folletos deben contener la información más importante de la empresa, fotografías de los principales productos y servicios y quizás incluso algunas promociones que vencen justo cuando termina la feria.

La participación en una feria permite que las empresas descubran también las novedades de su sector. Se pueden conocer nuevas tecnologías que favorecen el desarrollo, encontrar nuevas formas de solucionar  problemas o aprovechar de interesantes oportunidades de negocios.

La mayoría de las pymes, como sabemos, no puede participar en ferias sectoriales debido a los altos costes de gestión. Para superar este problema, TBM ha llegado a acuerdos con las principales ferias sectoriales, creando un stand compartido entre empresas del mismo sector, pero que no producen los mismos artículos.

El espacio es compartido y TBM pone a disposición una figura comercial extranjera especializada, que apoyará a las empresas presentes en la feria tanto desde el punto de vista comercial como lingüístico. Esta figura “clave” adquirirá los contactos y, en primer lugar, conocerá personalmente a los compradores que vienen de todos los países extranjeros, para luego entablar una relación directa para la venta de los productos de las empresas clientes de TBM.